Con algo de retraso este año, llegó a Brinzal el primer pollo huérfano. Se trataba de un pequeño Búho Real, de menos de un mes de vida, que fue recogido en la provincia de Toledo y, como ocurre muchas veces, sin que le pasara nada. Simplemente lo encontraron unas personas dando sus primeros pasos fuera del nido, pensaron que estaba abandonado y se lo llevaron.

Cuando llegó a Brinzal, el pasado día 2 de abril, no tenia lesiones físicas, ni siquiera estaba desnutrido o deshidratado. Sin embargo, tenia otro problema debido a los dias que permaneció en permanente contacto con el ser humano: no nos tenia ningun miedo, es más, nos relacionaba con la comida!

Las alteraciones del comportamiento tambien pueden conducir a que un animal no llegue a ser liberado, pero para eso contamos con la inestimable ayuda de nuestras nodrizas. En este caso, Danubio, un macho irrecuperable de Búho Real que lleva con nosotros casi 20 años! es el veterano “padrazo” que se ha hecho cargo de la crianza de Marcial (asi le hemos llamado). El cambio de actitud en una sola noche al cuidado de su nuevo padre fue impresionante, ya vuelve a ser un búho normal, que bufa si nos acercamos, nos huye, …

Y tres semanas mas tarde, aumentó la familia en dos pollos más, esta vez dos hermanos mas grandes (como podeis ver en la foto de abajo) de mes y medio de edad, procedentes de un nido situado en la ciudad de Madrid. Ligeramente delgados y deshidratados a su llegada, una vez repuestos pasaron tambien al cuidado de Danubio, que está ejerciendo su papel de padre de familia a la perfección…incluida la defensa del nido, por eso no os podemos poner una foto del mas pequeño.. ¡cualquiera se acerca a ellos!